Estamos en Noviembre y ya se empieza a sentir que pronto llegará el invierno y con él el frío. Tenemos la gran suerte de que en México en la mayoría del territorio las estaciones no son tan marcadas y por ende las temperaturas no descienden tanto como en otros países, sin embargo, en algunos lugares la temperatura desciende durante la noche y aumenta durante el día y esos cambios de temperatura afectan nuestra salud.

Si tú o tus hijos comienzan a estornudar y a congestionarse en cuanto empieza a descender la temperatura, puede ser un buen momento para que te asegures de que tu dieta y algunos hábitos no te están dejando vulnerable ante los bichos que suelen aparecer durante la temporada.

  1. Come una dieta balanceada de alimentos no procesados.

Los nutrientes, especialmente las vitaminas A,C, D, B y E , minerales como zinc y selenio y ácidos grasos esenciales Omega 3, son fundamentales para la función óptima del sistema inmunológico. La manera de obtenerlos y absorberlos más fácilmente es llevando una dieta balanceada comiendo alimentos como proteína animal de buena calidad, granos enteros, legumbres, nueces y semillas, buenas grasas y muchas frutas y verduras.

  1. Mantén niveles adecuados de Vitamina C

La vitamina C es indispensable para tener un sistema inmune fuerte, además de consumir la maravillosa gama de cítricos que hay en esta temporada (mandarinas, naranjas, guayabas, limones) les recomiendo incluir una fruta que proviene del amazonas llamada Camu Camu, esta fruta tiene la mayor concentración de vitamina C que existe. La manera en que se encuentra más común mente es en polvo, tiene un sabor muy ácido que puede ser fuerte pero si se mezcla con alguna bebida o alimento con media cucharadita al día podemos protegernos de enfermedades como influenza y desde luego de resfriados comunes.

  1. Asegúrate de consumir Zinc

El Zinc juega un papel crucial en cuanto a inmunidad pues ayuda al desarrollo y funcionamiento de células blancas en la sangre. Es muy común tener deficiencia de este mineral, al aumentar los niveles de Zinc en el cuerpo, podemos defendernos de virus e infecciones.

El Zinc se encuentra de manera abundante en carnes y mariscos, en granos enteros, ajonjolí, pepitas de calabaza, garbanzos, cacao y nueces.

Los niños necesitan 5 miligramos al día y los adultos necesitamos de 8-12 miligramos.

  1. Agrega probióticos a tu dieta y la de tus hijos.

Los desequilibrios en la flora intestinal son precursores de la mayoría de las enfermedades. Los probióticos son bacterias buenas que crecen en el intestino y que nos ayudan a proteger el tracto digestivo, nos ayudan a limpiar toxinas y nos protegen de virus y bacterias invasoras.

Existen muchos alimentos fermentados como el kéfir, yogurt, kimchi, col agria, verduras fermentadas, kombucha, etc. que tienen probióticos naturales, además de que ya hay muy buenos suplementos que contienen microorganismos vivos que nos ayudan a mantener el equilibrio en nuestra flora. Tomar probióticos diariamente nos puede ayudar muchísimo a fortalecer nuestro sistema autoinmune.

  1. Reduce el consumo de azúcar al máximo.

El azúcar tiene un impacto muy negativo en las células blancas en la sangre pues no permite que absorban correctamente la Vitamina C que necesitan para luchar contra virus y bacterias. También debilita la flora intestinal y como resultado se produce mucosa. Si queremos un sistema inmunológico que nos defienda, hay que evitar el azúcar y sus derivados.

  1. Duerme bien.

La fatiga crónica aumenta el riesgo de enfermedades. Cuando dormimos el cuerpo trabaja en regenerarse por lo que dormir suficiente y profundamente nos ayuda a pelear contra resfriados comunes e influenza, además de muchas otras enfermedades.

  1. Toma mucha agua

Estar hidratado es una de las mejores cosas que puedes hacer para mantener una buena salud. El agua ayuda a producir líquido linfático que entre otras cosas transporta las células blancas en la sangre.

  1. Activa tu cuerpo

Hacer ejercicio no solo te ayuda a verte bien y mantenerte en forma, también ayuda a reforzar el sistema inmunológico. Busca momentos todos los días para hacer ejercicio y si puedes haz alguna actividad física que sea divertida junto con tus hijos.

  1. Aprovecha los beneficios del sol

La Vitamina D es la única vitamina que se produce en el cuerpo y se activa con los rallos del sol. La vitamina D es fundamental para muchísimas funciones en el cuerpo y básica para mantener fuerte el sistema inmune. En México tenemos la gran suerte de poder ver el sol casi todos los días del año así que no dudes a tomar un poco de sol sin protector por lo menos unos 15 minutos varias veces a la semana.

Este artículo está escrito únicamente con propósitos informativos; si requieres información específica sobre tu salud o la de tus hijos consulta a tu médico.

 

Georgina Ferrer

Health Coach.